Cualquier grupo de personas (empresas, equipos de trabajo, asociaciones, etc.) que se organiza para lograr unos objetivos, aunque sea mínimamente, inevitablemente genera procesos grupales (relacionales, organizativos, comunicativos, etc.). Aunque estos procesos no sean explícitos, y a menudo estén invisibilizados, sus consecuencias son evidentes en el éxito de los grupos y la satisfacción de sus integrantes.

Para lograr sus objetivos, mantenerse unidos, prosperar y perdurar en el tiempo, todos los grupos precisan reflexionar colectivamente; reunirse y tomar decisiones; abordar tensiones y conflictos; cohesionarse y celebrar; etc. La Facilitación aporta una mirada externa que promueve la comprensión y el aumento de consciencia sobre los procesos grupales, permitiendo equilibrar las necesidades personales y colectivas.

La Facilitación es un conjunto de habilidades, técnicas y herramientas utilizadas para crear las condiciones que permitan un desarrollo satisfactorio de los procesos grupales y personales en cualquier ámbito. Nuestra labor como facilitadoras/es es acompañar a los grupos en todos estos procesos: equilibrando la atención a resultados, procesos y personas; aumentando la participación y la calidad democrática; reconociendo y acogiendo la diversidad existente; compaginando la satisfacción individual con la colectiva; fomentando la sabiduría colectiva existente; etc.

Infografía: El Camino del Élder

Vídeos divulgativos de IIFAC y ALFA, entidades ubicadas en América: